en Colombia

   

NOSOTROS     SER HERMANO     VOCACIONES    ASPIRANTADO    SOLIDARIDAD    FRATERNIDADES                   

 
Origen de las Fraternidades Nazarenas


Las Fraternidades Nazarenas nacen de la irradiación del carisma taboriniano efectuada por los Hermanos de la Sagrada Familia y de la sensibilidad espiritual de algunos laicos que, al entrar en contacto con el carisma del Hno. Gabriel, han visto en él un camino seguro, accesible y actual para vivir la propia vocación a la santidad inspirándose en el misterio de Nazaret.
Es un signo de los tiempos, don del Espíritu a la Iglesia que hemos descubierto en la Iglesia a partir del Concilio Vaticano II.
Las Fraternidades Nazarenas se constituyen en Asociación de fieles en la Iglesia, asociada al Instituto de los Hermanos de la Sagrada Familia de Belley, en conformidad con el C.D.C. canon 677, 2.
El Consejo General del Instituto, siguiendo una orientación del Capitulo General, del 1989, decidió la creación de la Asociación Fraternidades Nazarenas en su reunión de los días 7 y 8 de enero de 1993. Su existencia y relación con el Instituto están reconocidas en el art. 9 del Directorio General de 1995.

 

.
Las Fraternidades NazarenasResultado de imagen para SAGRADA FAMILIA DE BELLEY

Los miembros de la Fraternidad viven la vocación bautismal en su ambiente (familia, parroquia, puesto de trabajo), según el carisma nazareno del Hno. Gabriel, para irradiarlo en la Iglesia y en el mundo. En la propia condición de vida, los miembros de estos grupos se comprometen a vivir el Evangelio en la cotidianidad de los actos sencillos. El trabajo, la oración, la fraternidad vividos en Nazaret, son la constante en su orientación espiritual.
En las Fraternidades se comparte la vida y la oración, se crece en la fe y la esperanza.
Cada miembro es corresponsable de la vida y vitalidad de su Fraternidad.
Cada Fraternidad está unida a una Comunidad religiosa de los Hermanos; para mantenerse estable y dinámica, y tiene su propia organización.. El Superior General del Instituto de los Hermanos de la Sagrada Familia garantiza, en última instancia, la fidelidad de la Asociación al carisma del Hno. Gabriel y a la Iglesia.
La pertenencia a la Asociación no es incompatible con la adhesión a otros grupos eclesiales.


Los miembros de las Fraternidades


El carisma y la misión del Instituto de los Hermanos de la Sagrada Familia pueden ser vividos por diversos grupos y personas. Entre ellos está la Asociación Fraternidades Nazarenas.
Esta Asociación está abierta a todo cristiano que desee seguir de cerca a Cristo según la espiritualidad nazarena del Hno. Gabriel Taborin.
Pueden existir diversos grados de participación en ella: comprometidos formalmente, participantes en formación, personas en proceso de acercamiento.
La participación es abierta, y no siempre es presencial en todas las actividades propuestas por la Fraternidad (retiros, jornadas, reuniones, celebraciones, etc).”
Para entrar en la Fraternidad Nazarena, el interesado  se pone en contacto con un Hermano.

El misterio de Nazaret,
en el que el Hno. Gabriel Taborin te invita a entrar,
te lleva a acoger la Palabra,
como María y José,
y a obrar con humildad y paciencia
en el esfuerzo cotidiano
para que la semilla germine y un día dé fruto.

Comparte el carisma del Hno. Gabriel
que supo hacer fructificar el don recibido
primero en su parroquia de Belleydoux
y luego, con sus Hermanos,
como animador de las comunidades cristianas
mediante la educación, la catequesis
y la ayuda a los sacerdotes.

Déjate guiar por su fe firme,
por su dinamismo apostólico,por su sentido de Iglesia
y por su constante afán de construir la fraternidad.

Junto con los Hermanos de la Sagrada Familia
vives la espiritualidad nazarena
como camino hacia la santidad;
con ellos caminas en la Iglesia
en recíproco apoyo y colaboración.

En la oración entra en relación intensa con Dios y con todos,
en el trabajo construye con responsabilidad la ciudad de los hombres
en el amor teje una red de contactos personales,
en los que crezca el espíritu de familia,
y tendrás la paz como suma de todos los bienes.

(Del prólogo de los Estatutos de las Fraternidades)